Friday, July 14, 2006

La fiesta del puntapié


La atención de Sudamérica centrada en Comas. Un partido de la liga mereció la atención de periodistas del mundo. Radio La Crónica transmitió en directo el evento para lo cual se tuvo que cablear 350 metros. Lo que se pensó una fiesta deportiva terminó en una bronca descomunal. Al final, golpeados, periodistas y dirigentes celebraron hermanados el acontecimiento.

En 1977, la Confederación Sudamericana de Fútbol tenía su polla de pronósticos con encuentros de todos los países que la conforman. Don Roberto Salinas, por aquel entonces presidente de dicho organismo, tuvo la inusual idea de incluir un partido del fútbol amateur peruano.
En Comas se definía el título de la primera división entre Juventud Ideal y Defensor El Carmen, así que ése fue el lance escogido. La gente de Comas no podía creerlo, el centro de Sudamérica fútbol por un día. Periodistas argentinos, uruguayos, brasileños, colombianos, entre otros, indagaban con sus colegas peruanos sobre dichos equipos. Estaban en juego los pronósticos que brindaban en sus respectivos países. La prensa nacional tampoco tenía información al respecto.
Al gerente de radio La Crónica se le ocurrió la idea de transmitir en directo el evento. Entre comerciales de novelas radiales e informaciones, se anunciaba la transmisión del mismo. La expectativa era enorme, pero empezaron los primeros inconvenientes técnicos.
En Comas eran contados con los dedos las personas que tenían servicio telefónico. Julio Saldaña, dueño de radio Comas ofreció el teléfono, pero habría que enlazar vía cable el estadio Daniel Hernani Tovar con la radio y la distancia era de 20 cuadras, aproximadamente un kilómetro y medio.
El personal técnico de La Crónica y el presidente de la Liga de Fútbol de Comas, Oswaldo Juárez, buscaron otras alternativas más cercanas al recinto deportivo.
En la urbanización La Libertad (la parte alta de Comas), solo dos personas contaba con telefonía fija; uno de ellos era don Sergio del Carpio, quien vivía en la esquina de la avenida Arequipa y el jirón 2 de mayo. Al proponérsele tal prestación, no puso ningún reparo. Ahora solo quedaba cablear 350 metros, y cuidarlo, por supuesto.
El Hernani Tovar presentaba un lleno total en sus graderías. 8 policías y los delegados de los equipos de la liga, conformaban un cinturón de seguridad alrededor del campo para que nadie ingrese al mismo. Las primeras palabras del locutor de La Crónica fueron: “desde el cielo de Lima para todo el Perú, estamos en directo desde Comas, para transmitirles la finalísima de la Liga de Fútbol local, con camiseta…”.
El juego se inició y Defensor El Carmen lo hacía con camiseta azul, tuvo que cambiar porque ambos elencos vestían de rosado, y dada la antigüedad del Ideal, era su obligación. A falta de 8 minutos para el final, El Carmen vencía 2-1, el juez de línea del sector de oriente recibe una pedrada a la altura de la oreja. Empezó el despelote.
Las hinchadas se culparon unas a otras, intercambiando puñetes, puntapiés y piedras. Los periodistas que se hallaban en la mesa de transmisión, ubicada al extremo occidental del campo, salieron despavoridos bañados en tierra. La mesa voló por los aires.
De la tribuna bajó corriendo el “Loco” Val, kinesiólogo que trabajaba en el club Universitario de Deportes. Examinó al juez herido, el presidente Juárez también estaba cerca. Lo observó un minuto y sentenció: este maricón de mierda no tiene nada. Y se fue. Igual el juez fue llevado al consultorio del doctor Fernández. En casa de éste, le dijeron que “esperen, un ratito, mi papá no tarda en regresar del estadio”.
Los delegados de los equipos en disputa, lograron calmar a sus seguidores. “Don Osvaldo, la polla, la polla”, alcanzaba a gritar el relator deportivo. Había que dar un resultado. “En 5 minutos la Comisión de Justicia de la Liga Distrital, emitirá su fallo, no se preocupen y esperen tranquilos, por favor”, le dijo Juárez a la multitud, entre ellos los enviados de la Confederación respiraban tranquilos.
El presidente de dicha comisión era el Mayor Sánchez. “Juárez y qué dictamino”. No pues hermano, usted diga que basándose en el artículo tal, enciso Z, la comisión…
El anuncio fue escuchado con atención. El partido se suspendía y se concluía con el marcador de 2-1 a favor de El Carmen. Algunos celebraban, mientras que otros aún masticaban su bronca.
Pasado los incidentes, delegados, periodistas, futbolistas y demás curiosos bajaron hasta la casa de la familia Del Carpio, en donde esperaban 15 cajas de cerveza. Y es que a pesar de la bronca y las piedras, no todos los días se es el centro de atención de Sudamérica deportiva.

5 Comments:

Anonymous Anonymous said...

Here are some links that I believe will be interested

5:28 AM  
Anonymous Anonymous said...

Here are some links that I believe will be interested

10:05 PM  
Anonymous Anonymous said...

Hi! Just want to say what a nice site. Bye, see you soon.
»

11:13 PM  
Anonymous Anonymous said...

I love your website. It has a lot of great pictures and is very informative.
»

10:28 AM  
Anonymous Anonymous said...

Esta historia no la conocia , he tenido la suerte de haber jugado en ambos clubes en los noventa , que buen articulo lo voy a imprimir y ponerle un cuadro juntos a las fotos que tengo en ambos clubes gracias

2:47 PM  

Post a Comment

<< Home

blogs juegos, viajes, tecnologia